El temor de todo viajero: JET LAG

JetLag

¿Después de realizar algún viaje largo, se ha sentido cansado, fatigado, sin apetito, irritable y solo con ganas de dormir durante el día y con energía en la noche?

¡Si! Está sufriendo las consecuencias del JET LAG.

Quienes constantemente realizan viajes, a través de múltiples zonas horarias, pueden conocer el malestar cuando el reloj biológico está totalmente confundido y no se ajusta de manera inmediata a los cambios.

Una experiencia es la que comparte el Dr. Alon Avidan de UCLA´S donde comenta lo siguiente:

“Yo vuelo mucho, y observo a la gente sentada a mi alrededor y lo devastador que puede ser un cambio de zona horaria”, dice Avidan. “También puedo ver cómo hacer las cosas incorrectamente puede ser muy perjudicial”.

Pero…. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? ¿Existe algún remedio eficaz?

La respuesta claramente es NO, sin embargo, se pueden tomar diversas precauciones para reducir este efecto o bien que no afecte las actividades planeadas para su viaje.

A continuación, le damos una serie de recomendaciones para reducir los efectos del terrible JET LAG.

Antes del vuelo: Días antes de realizar el vuelo, es importante ir variando un poco los hábitos, de tal manera que su cuerpo se vaya acostumbrando al horario de su destino.

Durante el vuelo: Es primordial ir con ropa cómoda si el vuelo será largo, tomar abundante agua, tratar de realizar ejercicios de estiramiento para impedir el entumecimiento de los músculos y poder favorecer la circulación sanguínea.

Llegando al destino: Evite cualquier tipo de siesta, ya que el cuerpo creerá que aún está en la zona horaria habitual.

Durante su estancia ya llegando a su destino le sugerimos lo siguiente:

  • Tomar abundante agua durante su día.
  • Hacer pequeños snacks como fruta, frutos secos, cereales etc.
  • Adaptar nuestros horarios de alimentación.
  • En caso de ser posible realizar ejercicios lo cual los mantendrá con energía durante su día.

Dejar un comentario